..

Si notais que llevo mucho tiempo sin escribir, posiblemente me esté pasando la mismo que le ocurrió a García Birlán.
"El deber me ordena que os dedique esta crónica y la pluma se niega a escribirla. Se amontonan las notas en mi imaginación y la péñola no sabe darles forma. Esfuerzo el pensamiento, concibo ideas, bullen las palabras en la mente y aun permanecen blancas las cuartillas."

.

¿Un cateto escribio esto?:

Esta cárcel que, durante varios meses, le dio ocasión de un trato prolongado con el mundo variopinto del hampa, verdadera sociedad paralela con su jerarquía, sus reglas y su jerga, parece ser, con mayor probabilidad que la de Castro del Río , la misma donde se engendró el Quijote, si hemos de creer lo que nos dice su autor en el prólogo a la Primera parte: una cárcel «donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación», y en la cual bien pudo ver surgir, al menos, la idea primera del libro que ocho años más tarde le valdría una tardía consagración.

Cervantes en su vivir .

Jean Canavaggio

viernes, 26 de noviembre de 2010

NAPOLEON III Y CASTRO DEL RIO

En éste que ahora comienzo, vamos a analizar un hallazgo que se produjo hace más o menos quince o veinte años.

Partiremos todos de la misma información; yo con alguna ventaja pues tuve la suerte de tener la pieza en mis manos; incluso lo fotografié... De la fotografía recuerdo haberla metido entre las hoja de un libro, y por ahora se encuentra desaparecida.

Por aquel tiempo me llegó una información sobre un anillo de oro tipo sello con la efigie y leyenda de Napoleón III. Era de tamaño de la mano de un adolescente o mujer.

El hallazgo, fortuito, se produjo a un kilómetro más o menos desde la n-432 hacia el camino de Montilla, cuando realizaba trabajos agrícolas un faenero forastero.

Este nuevo post va a ser diferente a los anteriores. Quiero ofrecer participación a los amantes de la historia e investigadores aficionados. Cada uno podrá portar su granito de arena. Entre todos solucionaremos el enigma.

¿Que hace en este pueblo una pieza de Napoleón III? ¿Quien era? ¿Qué relación tiene con Castro? ¿Con España?

Comienzo mi trabajo buscando información de las personas que pueden intervenir. Napoleón III y la Emperatriz Eugenia.



Carlos Luís Napoleón Bonaparte (París, 1808 - Inglaterra, 1873); Presidente de la República y emperador de Francia. Era sobrino del primer Napoleón y quizá hijo natural suyo.

En su juventud tuvo una trayectoria como conspirador liberal. La Revolución de 1848 instauró en Francia la Segunda República. El restablecimiento del sufragio universal en un país predominantemente campesino le proporcionó un éxito electoral se convirtió en primer -y único- presidente de la Segunda República en 1848.

En 1851 protagonizó un golpe de Estado destinado a perpetuarse en la presidencia en contra de las prescripciones constitucionales, golpe que sancionó después con un plebiscito que ganó abrumadoramente. Había comenzado su estilo de gobierno, consistente en una mezcla de autoritarismo restableciendo en su persona la dignidad imperial hereditaria; el que había sido príncipe presidente pasaba a llamarse entonces Napoleón III, emperador de los franceses.

El 20 de enero de 1853 se casó con la española Eugenia de Montijo.

Hizo del Segundo Imperio (1852-70) una fase muy significativa en el proceso de industrialización de Francia.

La derrota en la Guerra Franco-Prusiana (1870) fue completa, cayendo incluso el emperador prisionero del ejército prusiano en la batalla de Sedán, propicio además la caída del gobierno francés.

Una vez puesto en libertad, el ex emperador se refugió en Inglaterra, desde donde siguió proclamando las virtudes del bonapartismo y reclamando sus derechos al Trono, pues nunca abdicó. El controvertido y ambiguo dictador moría tres años después.


Maria Eugenia Palafox Portocarrero y Kirkpatrick, condesa de Teba, más conocida como Eugenia de Montijo nació en el año 1826, en Granada, en una familia de rancia nobleza andaluza.

Por un amor fallido, su madre decidió llevarla a París, donde podría olvidar y tal vez encontrar otro pretendiente. No andaban mal encaminadas puesto que en efecto, se fijó en ella nada más y nada menos que el futuro Emperador Napoleón III.

Su romance fue un escándalo en la capital francesa y lo que comenzó como un capricho, gracias a la habilidad de Eugenia y su madre, terminó en boda.

Desempeñó con gran sentido de la responsabilidad su papel de emperatriz de los franceses, tal vez demasiado. Ella pensaba que la mujer, con una buena preparación, era tan capaz como el hombre de participar en política, cosa evidente hoy en día, pero absolutamente revolucionaria en la época. Por ello comenzó a participar en la toma de decisiones y a influir en el ánimo de su esposo.

Algunas decisiones desafortunadas, como la intervención en México o la Guerra Franco Prusiana, que se saldaron con estrepitosas derrotas, provocaron la caída del Imperio y con él, el de Eugenia.

Tuvo que buscar asilo en Inglaterra, donde esperó a su esposo, el cual llegó completamente humillado tras el desastre de Sedán. A su muerte, ella le lloró largamente, consolándose con su hijo, el heredero de la casa de Napoleón.

A la muerte del emperador en 1873, Eugenia se retiró a una villa en Biarritz en la que vivió alejada de los asuntos de la política francesa. Su vida adquirió tintes de tragedia novelesca cuando su único hijo pereció en Sudáfrica en 1879, muerto por los zulúes. Relacionada genealógicamente con la Casa de Alba, se alojó ocasionalmente en el palacio de Liria y el palacio de Dueñas de Sevilla. Algunas de sus pertenencias, como pinturas y muebles, pasaron a manos de los Alba.

La ex emperatriz murió a las ocho y media de la mañana del 11 de julio de 1920 a los 94 años en el palacio de Liria en Madrid durante una de sus visitas a España, su país natal. Su muerte fue consecuencia de un ataque de uremia. Está enterrada en la cripta imperial, al lado de su esposo y de su hijo.

He buscado en la red; por si existiera alguna relación con estos dos personajes y la localidad, no encontrado ninguna mención, incluso a viajes que hubieran hecho por las provincias limítrofes; dando un resultado negativo, tan solo se hace una mención a la protección a las Ermitas de Córdoba por parte de Eugenia de Montijo.

Resulta improbable que en algún viaje que no conozcamos hubieran pasado cerca de Castro para dirigirse a Granada por ejemplo (no he encontrado ninguna visita) y más improbable que el camino tomado fuera el Camino de Montilla, impracticable para un vehiculo de la época.

Entonces dirijo mi interés hacía el anillo. ¿Quién podría llevar un anillo real?

Una de las formas más antiguas de amuleto es el anillo. Ricos y poderosos anillos representando planetas deidades o inscripciones de protección, o bien como talismanes protectores, o como fastuoso símbolo de un poder divino, pero también como elemento ornamental formando parte del ajuar personal.

Los anillos han evolucionado al compás del hombre, y con miles de finalidades. Hoy en día en su mayoría, son meros adornos, pero no hay que olvidar que la posesión de un anillo tan importante daba a su portador un reconocimiento, una importancia, un caché además de servirles como salvoconducto para el viaje.

Muchos de los nobles de la corte de la emperatriz van a Sevilla, unos de los lugares de refugio de Eugenia de Montijo.

Encuentro dos detalles que me llevan a la teoría que creo mas acertada. El primero es que una persona cercana al Emperador lo pudiera haberlo utilizarlo como salvoconducto, el segundo, y creo más importante era la afición a la arqueología y al estudio de las hazañas militares y políticas de Julio Cesar por parte de Napoleón III, padre de la arqueología moderna en Francia.



Tal era la admiración que el emperador pensaba que bonapartismo y cesarismo eran dos caras de la misma moneda. El trabajo histórico de Napoleón se basó en reconocer, identificar y excavar los lugares descritos por Cesar. El, era el único de la época que tenía los recursos económicos y la influencia diplomática para moverse por el Mediterráneo.


Para conocer los movimientos de Cesar en la batalla de Munda envió al Coronel Stoffel en 1863. Recibió la colaboración de militares españoles en temas cartográficos. Este proyecto tan extenso debió de involucrar a más expertos franceses. Se llevaron a cabo excavaciones por la provincia de Córdoba. Las más cercanas, en los alrededores de Espejo y en Montilla.

Lo hallado pasó a formar parte de la colección fundacional del Museo Arqueológico Nacional con el nombre de “Ministerio de la Guerra”.

El camino de Montilla esta plagado en dirección a Espejo de villas y yacimientos romanos.

Por lo que no dudo fuera muy frecuentado por esta embajada de franceses, en busca de información sobre la batalla de Soricaria; celebrada muy cerca de nuestro pueblo (en otra dirección según mi teoría).

Así que finalizo deduciendo que dicho anillo fue extraviado por algún personaje de la corte de dicho Emperador en estas expediciones.


4 comentarios:

Mameluco dijo...

Yo digo que algún mequetrefe se lo quitó a un francés (quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón) y por eso ha aparecido por estos parajes.

Diego Luis Urbano Mármol dijo...

Buena definicion de la persona que se apropia de lo que no es suyo; mequetrefe, pues sabes bien que en este pueblo no hay chorizos.
Si señor otra posibilidad.

Anónimo dijo...

Tengo un anillo de napoleón III, tamaño hombre con el borde superior estilo moneda de 5 pesetas de franco (con impresión rayada)Con sellado de 1850.¿Que precio puede tener?

Anónimo dijo...

y tmb. tengo uno, alguien sabe de cuando es y de que esta echo?