..

Si notais que llevo mucho tiempo sin escribir, posiblemente me esté pasando la mismo que le ocurrió a García Birlán.
"El deber me ordena que os dedique esta crónica y la pluma se niega a escribirla. Se amontonan las notas en mi imaginación y la péñola no sabe darles forma. Esfuerzo el pensamiento, concibo ideas, bullen las palabras en la mente y aun permanecen blancas las cuartillas."

.

¿Un cateto escribio esto?:

Esta cárcel que, durante varios meses, le dio ocasión de un trato prolongado con el mundo variopinto del hampa, verdadera sociedad paralela con su jerarquía, sus reglas y su jerga, parece ser, con mayor probabilidad que la de Castro del Río , la misma donde se engendró el Quijote, si hemos de creer lo que nos dice su autor en el prólogo a la Primera parte: una cárcel «donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación», y en la cual bien pudo ver surgir, al menos, la idea primera del libro que ocho años más tarde le valdría una tardía consagración.

Cervantes en su vivir .

Jean Canavaggio

sábado, 5 de noviembre de 2011

Don Manuel Lorenzo Oterino.


Hace poco en el blog de la Vera Cruz  http://veracruzlaprimera.blogspot.com/  cruzaba información con un asiduo participante en la parte utilizada para los comentarios de las entradas; en este caso se comentaba una foto de un paso de esta hermandad realizada en la calle Alta, a la altura del edificio donde hoy se encuentra una oficina bancaria de origen Catalán.


En la fachada de esta casa podemos observar un escudo de piedra de una gran belleza.

Este interesante escudo me había llevado hace muchos años a indagar su procedencia, poco o nada recopilé sobre éste, tan solo del propietario de la casa. Un militar con alta graduación, su nombre y poco más.

Ha sido la discusión de si era bilaureado o trilaureado la que me ha llevado a investigar sobre éste señor.

No debo de olvidar que aunque interesado por la historia local desde muy temprana edad, no era esta época la que más me apasionaba. Dada la sequía tan prolongada de la fuente de donde bebía para calmar mi sed arqueológica, la prohibición de artefactos de búsqueda de acuíferos y la persecución tan barbara de todos los que se asoman a estas aguas; que para nada tienen porque ser turbias. Esto y la facilidad que hoy encontramos en la red para investigar cualquier periodo de la historia me hacen desplazarme por tiempos que cada vez me resultan más atractivos.

Es tanta la información e interesante que he encontrado de este señor, que he decidido mostrarlas en varias entradas.

Momentos como el episodio vivido en Cuba por este militar, me llevo a pensar que pudo haber llegado a esta localidad desterrado al estilo de  Bartolomé Gallardo. http://decastroero.blogspot.com/2011/10/entre-garamantas-fieros-sobre-la.html.



La historia de los pueblos está basada en los hechos acaecidos, su patrimonio material, los personajes allí nacidos y también por los que murieron sin ser oriundos.




4 comentarios:

ALBERTO GAY HEREDIA dijo...

Efectivamente amigo Diego, el General Don Manuel Lorenzo Oterino, natural de Salamanca, se destacó en la defensa de la causa liberal y de la Reina. Será durante la primera guerra carlista cuando nutre considerablemente su pecho de medallas y condecoraciones por sus destacadas intervenciones en la lucha contra las facciones carlistas. Los últimos años de su vida fueron de residencia voluntaria en Castro del Río, pues ya habían cesado las persecuciones contra los liberales.
Tengo una carpeta con informaciones sobre él, reservada para una futura entrada. Pero como aprecio que no has querido entrar en profundidades me gustaría que me hicieses saber si tienes pensado volver a ocuparte del tema.
Gracias.

Diego Luis Urbano Mármol dijo...

Amigo Alberto, como bién dices, existe "bastante" información, sobre él.
Como he dicho en esta entrada tengo pensado escribir algo más. Máxime cuando las lineas de investigación se amplían en mi trabajo de campo, ya que éste está enterrado en el mismo nicho que un brigadier. Y no es su hijo.

Manuel dijo...

Cuanto información fluye de cualquier tema cuando que embulles en él. Me resulta interesante D. Diego. Ánimo para las próximas entregas. Se esperan con impaciencia

Un saludo

ALBERTO GAY HEREDIA dijo...

Pues nada Diego para ti el insigne militar. Espero que no nos defraudes y que te queden esas entradas tan bien plantás como las paellas con las que se retrata tu amigo el chamarín.